About Me

My photo
Quito, Pichincha, Ecuador
I´m baptist missionary by faith with PMM Inc.,USA I'm married and with my wife Anita have four marvelous daughters. Our principal ministry is theological education. My passion is write, preach & teach about my Lord Jesus, around my country Ecuador, and Latin America. Dr. Joselito Orellana. DMin. PhD. Born in Ecuador, in Piñas City, province of El Oro Living in Quito, since 1985. Baptist Pastor's 18 years old. It missionary for Latin America Palm Missionary Ministries Inc, USA. It is involved in the ministries of higher theological teaching, pastoral training, church ministry, family counseling, literature, and educational administration. Doctor of Ministry (DMin.) and Doctor of Theology (PhD) awarded by Vision International University, USA. UU. A.

Thursday, September 28, 2017

Moisés...!

Por, Dr. J. Joaquín Orellana, PhD.
Misionero de Palm Missionary Ministries, Inc., USA.
Todos los derechos reservados por el autor.

Moisés fue un verdadero caudillo del pueblo de Israel y un verdadero paradigma de siervo de Dios. Su vida está cifrada en tres momentos bien específicos y simétricos de su vida. Vivió 120 años: 40 años como príncipe en Egipto, disfrutando de todas las bondades del linaje imperial; otros 40 años como pastor de ovejas en el desierto, donde aprendió la cultura campesina y agro-ganadera, es decir, todo lo contrario de su anterior vida fashion; y, finalmente 40 años a partir de su llamamiento divino en Ex. 3:14, liderando al pueblo de Israel en su éxodo por el desierto hasta la tierra prometida de Canaán.
Un evento muy significativo, entre tantos, en la vida de Moisés está registrado en el libro de Números capítulo 12, donde se menciona la murmuración de sus hermanos mayores Miriam y Aarón por causa de la mujer cusita (etíope) que el había tomado y por un supuesto celo en cuanto a las revelaciones directas que Moisés recibía de Dios. Esto provocó la ira de Dios y la lepra de María.
En este relato se pueden evidenciar claramente tres cualidades de carácter de Moisés, las mismas que son mi desafío diario también, y las de todo aquel que se precie de ser un siervo de Dios. Ese episodio precisa que Moisés era: manso, fiel y compasivo, veamos:
  1. Manso. En el v. 3, leemos: Y aquel varón Moisés era muy manso, más que todos los hombres que había sobre la tierra. Moisés no nació manso, recordemos que fue un asesino y por causa de su prepotencia y corazón homicida tuvo que huir al desierto por 40 años. Eso significa que la mansedumbre se puede aprender. Pero qué es la mansedumbre? No es debilidad, auto conmiseración ni insensatez. Es la cualidad de carácter que me permite resistir a las provocaciones carnales, tentaciones, pleitos y caer en la actitud reactiva de pagar mal por mal, maldición por maldición. En otras palabras, es no caer en las provocaciones de la carne, el mundo y el demonio. Por ello la mansedumbre esta orientada a mis relaciones horizontales, esto es, con mis prójimos, pues Dios no me reta a pelear jamás, pero la gente sí.
  2. Fiel. En el v. 7 leemos que Dios dice en favor de Moisés:  No así a mi siervo Moisés, que es fiel en toda mi casa. Dios reconoce la fidelidad de Moisés, en detrimento de la supuesta fidelidad del propio Aarón que era el sumo sacerdote, y de su hermana Miriam. Esa cualidad está relacionada en cambio con la relación y comunión con Dios. Dios no exige perfección porque jamás lograremos serlo. No somos perfectos aunque si somos perfectibles. Dios no exige perfección pero si exige fidelidad. Jesús ha dicho en Apocalipsis, en el mensaje a la iglesia de  Esmirna, por ejemplo: sé fiel hasta la muerte y yo te daré la corona de la vida. La fidelidad tiene premio (una corona de vida eterna) para sus siervos y es la base sobre la cual Dios construye con sus siervos los portentos que el mundo necesita ver para experimentar su poder, gracias y misericordia. Dios no espera perfección de parte de mí, pero sí espera fidelidad a toda prueba y en todo tiempo.
  3. Compasivo. En el v. 13 leemos: Entonces Moisés clamó a Jehová, diciendo: Te ruego, oh Dios, que la sanes ahora. Después de la murmuración de María (o Marian, Miriam, Mariamné o Mariana, el hebreo permite cualquiera de estas traducciones) Dios la castigó con lepra. Esta era la enfermedad que graficaba la peor peste en el mundo semita, y más especialmente en el pueblo hebreo. Porque no solo significaba un problema físico sino sobre todo espiritual y ceremonial. Un leproso era un enfermo crónico, y debía vivir alejado de la comunidad. No se podía acercar ni a 200 metros de distancia. Debían vivir en cuevas como animales salvajes, cubiertos todo el cuerpo y gritando "inmundo, inmundo" todo el tiempo como un signo de advertencia para que todo aquel que los oyera, se alejara de ellos. María había traído maldición al pueblo y no solo a su familia. Su destino era vivir sola, como un animal salvaje hasta el día de su muerte en pleno desierto. Moisés entiende esa condición, y ante el pedido de su otro hermano clama a Dios por sanidad para su hermana. Eso se llama "compasión" No estoy hablando de simpatía, ni empatía, sino de compasión. Esta era una cualidad que Jesús evidenciaba muy a menudo al ver a las multitudes dispersas como ovejas sin pastor. La palabra en griego significa un removerse de las entrañas por el dolor que provoca la condición miserable del ser humano (Gr., esplachnon)
La mansedumbre te va a mantener alejado de los problemas con tus prójimos. La fidelidad te mantendrá alejado de los conflictos con Dos, que eso ya es decir bastante. Y la compasión, te mantendrá alejado de los conflictos con tu propio corazón, al entender que los demás también se equivocan; que vivimos en un mundo caído y que vivir amargado por los errores de los demás solo es tomarse un veneno pretendiendo que los que se mueran sean los malvados. No hay cosa más saludable que disfrutar de la buena comunión con el Dios de paz y de la paz de Dios.
www.joselitoorellana.blogspot.com 

Friday, September 15, 2017

Sufrimiento...!

Por, Dr. J. Joaquín Orellana, PhD.
Palm Missionary Ministries Inc., USA
Todos los derechos reservados por el Autor.
El sufrimiento es parte de la vida humana, pues no existe un solo ser humano, que nunca haya sufrido de alguna manera.. Y de acuerdo a las Sagradas Escrituras, el sufrimiento es parte
connatural de la vida del creyente. No es posible imaginar una vida de fe y piadosa, exenta del dolor y del sufrimiento. Pero, todo tipo de sufrimiento es válido y bienvenido? El apóstol Pedro, como Pablo y Santiago autentican el sufrimiento como parte consustancial de nuestro peregrinar por este mundo pecaminoso y caído (Cf., 1 Pd. 2:19-21; 2 Ti. 2:3, 12; Fil. 1:29; Stg. 1:2-3; 5:11) . De hecho, el propio Señor Jesucristo dijo que no debemos no solo sufrir por su causa sino también considerarnos bienaventurados.

Ahora, hay dos extremos que evitar cuando se habla del sufrimiento. de hecho en la actualidad existen dos corrientes ideológicas sectarias pseudo cristianas que hablan del sufrimiento. Por un lado están los que pregonan "pare de sufrir" diciendo que el creyente espiritual no debe sufrir, y que por el contrario debe gozar en esta vida de las riquezas de Dios. A esta corriente le llamamos el evangelio o teología de la prosperidad, que niega el sufrimiento y pondera equivocadamente el gozo.

Por otro lado, están quienes buscan deliberadamente sufrir, pretendiendo de ese modo agradar a Dios, porque piensan en términos religiosos que Dios se gozará de su dolor y se aplacará su ira, al ver el sufrimiento deliberada provocado en la carne de las personas.

En realidad estos dos polos provienen desde la antigüedad y más específicamente de dos corrientes filosóficas griegas que se llamaban: el estoicismo, que gustaban del sufrir y del dolor provocado, y creían que de ese modo purificaban sus espíritus; y, el epicureísmo, que depreciaba el dolor, y ponderaba el gozo y el placer coo forma de vida (Cf., Hch. 17:18)

Qué dice la Biblia? Cuál es el sufrimiento que glorifica a Dios? Vale la pena sufrir? Bueno, permítame graficar la respuesta especificando tres fundamentos teológico pastorales al respecto.

  1. El creyente no debe buscar el sufrimiento. Esto se llama masoquismo, y sadismo, esto es, disfrutar el dolor que es buscado deliberadamente coo una especia de ofrenda a Dios, de chantaje para conseguir favores divinos (como en ciertos ayunos religiosos que son verdaderamente huelgas de hambre y no tiempos de verdadera adoración y refrigerio espiritual) Esta corriente representa la vida penitencial de las personas que creen que por hacer ciertos ritos tortuosos y peregrinaciones sofocantes, van a agradar a Dios,y torcer Su voluntad a favor de sus vanos intereses. Los griegos decían que hay que castigar el cuerpo para purificar el espíritu, pues ni más ni menos, eso es lo que la gente religiosa hace hasta hoy.
  2. El creyente no debe huir del sufrimiento. Esto se llama hedonismo, es decir, abrazar el placer como fin último de vida. Es cuando la gente vive solo para su vientre, para gozar, disfrutar, pensando que después de esta vida no hay otra. Es la máxima negativa de: "comamos y bebamos que mañana moriremos" Los griegos gnósticos también consideraban que dado que el cuerpo es malo y el espíritu es bueno, y dado además que no hay manera de mejorar la carnalidad humana, lo más inteligente era dejar a la carne liberar sus pasiones y deseos y disfrutar al máximo de todos los placeres posibles, pues nada puede hacer más malo al ya malo ser humano.
  3. El creyente sí debe esperar el sufrimiento. Lo cual yo podría llamar verdadero heroísmo espiritual porque es digno de los verdaderos mártires de Cristo en la historia. Pero, cuál sufrimiento? Pues el sufrimiento que es el resultado de su fe en Jesucristo; de vivir la justicia del Reino de Dios; de su fidelidad a la palabra de Dios; de su obediencia ética a las demandas del Reino de Dios; en una palabra, el sufrimiento consecuente de vivir su relación personal con Dios, por medio de Jesucristo; cueste lo que cueste, pase lo que pase y venga lo que venga.
Más información acerca del sufrimiento, desde la perspectiva exegética, teológica y pastoral, la puedes encontrar en mi último libro: PASTORALIA JUANINA: hacia una Teología Pastoral de Juan, ya disponible en todas las librerías evangélicas de Ecuador.

El Señor Jesucristo dijo: "Dichosos serán ustedes cuando por mi causa la gente los insulte, los persiga y levante contra ustedes toda clase de calumnias. 12 Alégrense y llénense de júbilo, porque les espera una gran recompensa en el cielo. Así también persiguieron a los profetas que los precedieron a ustedes (...) Dichosos ustedes cuando los odien,
    cuando los discriminen, los insulten y los desprestigien[a]
    por causa del Hijo del hombre.
23 »Alégrense en aquel día y salten de gozo, pues miren que les espera una gran recompensa en el cielo. Dense cuenta de que los antepasados de esta gente trataron así a los profetas" (Mt. 5:11-12; Lc. 6:22-23) 
www.joselitoorellana.blogspot.com 

Nuestra hija Galilea acaba de ganar el premio académico de ser la Abanderada de su Colegio Miguel de Cervantes Saavedra, de Quito. Anita y yo no podemos estar más orgullosos de ella. Alabamos al Señor por ésta ofrenda de amor para Él. Our daughter Galilee received today the most important academic award: she is the best student in all her High School. We are very proud about her. We want to give many thanks and praises to our Lord for this wonderful and lovely offering for Him. Praise to the Lord Jesus.