About Me

My photo
Quito, Pichincha, Ecuador
I´m baptist missionary by faith with PMM Inc.,USA I'm married and with my wife Anita have four marvelous daughters. Our principal ministry is theological education. My passion is write, preach & teach about my Lord Jesus, around my country Ecuador, and Latin America. Dr. Joselito Orellana. DMin. PhD. Born in Ecuador, in Piñas City, province of El Oro Living in Quito, since 1985. Baptist Pastor's 18 years old. It missionary for Latin America Palm Missionary Ministries Inc, USA. It is involved in the ministries of higher theological teaching, pastoral training, church ministry, family counseling, literature, and educational administration. Doctor of Ministry (DMin.) and Doctor of Theology (PhD) awarded by Vision International University, USA. UU. A.

Wednesday, November 8, 2017

Tecnología...!

Por, Dr. J. Joaquín Orellana, DMin. PhD.
Palm Missionary Ministries Inc., USA.
Todos los derechos reservados por el Autor.
Uno de los signos icónicos de la modernidad -o post modernidad, según algunos eruditos- es el escalofriante, sorprendente y veloz desarrollo de la tecnología. Vivimos en la era del conocimiento, realidad e inteligencia virtual, y cibertecnología.
La tecnología es un recurso envolvente e inexorable en nuestra sociedad biotecnológica, con impredecibles
desafíos, usos pero también riesgos.
La tecnología no tiene cualificación moral en sí misma, es decir, no se puede decir que es buena o mala per se. Es el uso que le demos a la tecnología lo que determinará que su propósito resulte en bendición o maldición.
La tecnología fue creada en función del hombre y no al revés, esto es, los seres humanos no estamos al servicio de la tecnología, sino la tecnología al servicio de la humanidad. Debemos usar la tecnología y no permitir que ella nos utilice a nosotros.
Bien concebida y utilizada la tecnología es el más precioso recurso de difusión del evangelio del Reino de Dios, y de los principios y valores éticos, morales y espirituales de las Sagradas Escrituras.
Pero mal concebida y mal utilizada, se convertirá, sin lugar a dudas, en el peor enemigo de la sana axiología cristiana.
Vivimos en una sociedad que privilegia las cosas a las personas; que nos enseña a usar a las personas y amar las cosas. Cuando lo correcto es amar a las personas y usar las cosas, pues los seres humanos somos sujetos no objetos.
No obstante, alguien podría decir que con tanta tecnología hoy estamos más comunicados, y no es así. La verdad es que hoy estamos más conectados pero menos comunicados. No hay que confundir conexión con comunicación.
Antes disfrutábamos más de la gente, de nuestros eres queridos, de nuestra familia, de nuestros matrimonios; pero hoy el celular se ha convertido en causa de conflictos, disensión, división, y hasta de infidelidades y de adulterio cibernético como yo lo llamo en mi libro Matrimonios & Familias Saludables. El celular nos acercó a la gente que estaba lejos, pero desgraciadamente también, alejó a la gente que está cerca.
Anhelo que en el mundo moderno en que vivimos los cristianos, utilicemos la tecnología y nuestros celulares, por ejemplo, como simples recursos de proclamación del evangelio del Reino y para patentar los valores eternos e inmutables de las Sagradas Escrituras.
www.joselitoorellana.blogspot.com 

Friday, October 27, 2017

Entretenimiento y valores, en el filme nacional ‘Tal vez mañana’

Entretenimiento y valores, en el filme nacional ‘Tal vez mañana’: La vida es un camino con muchas intersecciones y el destino dependerá del sendero escogido. Esa es la idea alrededor de la cual se desarrolla ‘Tal vez mañana’. Una película ecuatoriana que llega a la cartelera comercial producida por Tamto Producciones con el apoyo de HCJB.

Sunday, October 22, 2017

Jonás...!

Por, Dr.  J. Joaquin Orellana, PhD.
Misionero de Palm Missionary Ministries, Inc. USA
Derechos reservados por el Autor.
PARTE UNO:

Jonás es uno de los profetas más icónicos del AT. Profeta del norte en el Reino de Israel, específicamente de Galilea. Es el único profeta que Jesús citó en sus mensajes. Su estancia en el monstruo marino es un símbolo profético de la muerte y resurrección de Jesús. En éste libro se menciona 38 veces a Dios, y es un tratado misiológico con eco pleno en la modernidad y la historia.
En el capítulo Uno se pueden ver cuatro aspectos precisos en torno a este enigmático y sorprendente profeta.
  1. La misión de Jonás. En el v., 1:2 dice; Levántate y ve a Nínive, aquella gran ciudad, y pregona contra ella; porque ha subido su maldad delante de mí.  Dios llama a Jonás y le comisiona ir a Nínive capital del imperio Asirio, para pregonar un mensaje de arrepentimiento porque su maldad era intolerable. Asiria era un imperio creciente que amenazaba la estabilidad y seguridad de Israel. En otras palabras, Dios le manda a Jonás a predicar a los enemigos potenciales de los israelitas. Dios siempre pensó la salvación para todos los hombres, en al AT usando a Israel como mensajero del Reino, y en el NT usando a la iglesia. Y siempre la salvación fue por gracia y fe.
  2. La identificación de Jonás. En el v., 1:9 dice; Y él les respondió: Soy hebreo, y temo a Jehová, Dios de los cielos, que hizo el mar y la tierra. Jonás sabe perfectamente quién es él, y quién es Dios. Su problema no es de conocimiento ni auto percepción, sino de obediencia y sumisión a la voluntad de Dios. Jonás no admite la misión de Dios y su llamado a ir a predicar y aún sabiendo que es imposible huir de la presencia de Dios, pues eso es lo que trata de hacer, ya que el texto hebreo reitera en aquello vez tras vez. El pecado siempre es personal pero las consecuencias son comunitarias. Los expertos navegantes fenicios sufren las consecuencias mortales de la rebeldía deliberada del profeta.
  3. La reacción de Jonás. En el v., 1:12 dice; El les respondió: Tomadme y echadme al mar, y el mar se os aquietará; porque yo sé que por mi causa ha venido esta gran tempestad sobre vosotros. Luego de identificar al causante de la tormenta por medios paganos, Jonás en lugar de clamar a Dios como los otros paganos, decide fatalmente que sea lanzado al agua, al puro estilo de la idolatría pagana. Su reticencia a la voluntad de Dios es tal que prefiere morir a someterse al llamado de Dios. Sin embargo, los paganos no lo hacen de inmediato, pues primero intentan por medios físicos proteger la nave; pero como no lo logran, entonces por medios espirituales intentan aplacar la ira de Dios, pero tampoco hay respuestas. Y solo entonces, luego de agotar medios físicos y espirituales, arrojan a Jonás al agua. Con todo y ser paganos aquello muestran mayor piedad que la del profeta.
  4. La sanción de Jonás. En el v. 1:17 leemos; Pero Jehová tenía preparado un gran pez que tragase a Jonás; y estuvo Jonás en el vientre del pez tres días y tres noches. Jonás finalmente es lanzado al agua, y tan pronto tocó su cuerpo el mar, este se aquietó. Dios había preparado un monstruo marino -no una ballena- pues Mt. 12:40 precisa aquello y además la palabra hebrea para "ballena" como se traduce en español, en realidad en hebreo dice "monstruo marino" Dios aprieta pero no ahoga, dice un adagio popular. Dios no tiene la intención de matar a Jonás pero si de darle un escarmiento. Y de hecho esta experiencia icónica se convierte en un símbolo profético de la muerte y resurrección de Jesus.
Jonás logró mayores propósitos misioneros fuera del barco que dentro de él, pues el texto precisa que aquellos paganos marineros se quebrantaron, oraron, hicieron votos y adoraron al Dios de Israel.
www.joselitoorellana.blogspot.com

PARTE DOS:

En el capítulo dos encontramos una oración de acción de gracias de parte de Jonás. Un distintivo particular de esta oración, es evidenciar que el profeta estaba bien familiarizado con el salterio hebreo. No es la única oración que encontramos en el libro de Jonás, más adelante, existe una muy diferente de queja.

Esta oración no contiene ni una sola petición a Dios, y consta de tres partes bien definidas:
  1. Gratitud, vv., 2-6. Una oración de fe es aquella que primero agradece por el beneficio o bendición que todavía no se ha recibido. No hay atributo más bonito en el ser humano y en el creyente, que el de ser agradecido.
  2. Constricción, vv., 7-8. Dios nunca escucha un corazón orgulloso, rebelde y petulante. La humildad es la esencia de una oración quebrantada. Aunque el significado hebreo del nombre del profeta es "paloma", no siempre él evidenció ese carácter.
  3. Re-dedicación, v. 9. la oración no es solo un vehículo para transportar nuestras necesidades a Dios, sino también, para hacer nuestros votos y compromisos con él. En el caso de Jonás prometió: ofrecer sacrificios de alabanza; pagar sus promesas; y, proclamar que la salvación es de Jehová.
Dios contestó la oración de Jonás (v. 10) y mandó -haciendo gala de su soberanía cósmica- al monstruo marino, vomitar al profeta en tierra, aparentemente, en el mismo lugar donde se había embarcado: el puerto de Jope.

PARTE TRES: 

La historia del profeta Jonás es una parábola actuada de la historia de Israel, y en éste capítulo tres se puede ver esta realidad de una manera mucho más gráfica. En el capítulo 3 encontramos bien definidos tres aspectos del ministerio de Jonás:
  1. El llamado a la Predicación, v. 1-2. El llamamiento es divino porque no nace en el corazón humano; y además, es irrevocable. pues vemos que es Dios quiene lo ejerce directamente como Él quiere y a quién quiere. Es la segunda vez que dios llama a Jonás, ya que en la primera oportunidad él totalmente pensó huir de esa responsabilidad. El llamamiento es por tanto: divino (vino palabra de Jehová...), personal (a Jonás) y específico (el mensaje que yo te daré)
  2. El mensaje de la Predicación, vv., 3-5. El contenido del mensaje viene de Dios y es de Dios, y no del hombre. No es prerrogativa humana decir lo que uno quiere o cree que Dios le mandó a decir; sino estrictamente lo que Dios dice en su "Palabra escrita" Jonás predicó de mala gana, pues la ciudad se la transitaba en 3 días, pero él lo hizo en un día, y además su mensaje fue exageradamente escueto. En español el mensaje de Jonás tiene 8 palabras, pero en el original hebreo apenas tiene 5, y es interesante pues el número 5 es el número de la gracia de Dios: aunque cortísimo este mensaje fue suficiente.
  3. El resultado de la Predicación, vv., 6-10. Cuando el rey escuchó el arrepentimiento del pueblo, él mismo ayunó, se humilló, se arrepintió; e incluso, proclamó un decreto real de ayuno nacional incluyendo a los animales. No solo eso, sino que paradójicamente sin ser profeta, también llamó al arrepentimiento y conversión de su pueblo, y esperar el favor de Dios. Ay si nuestros gobernantes hoy en día se atreviesen a hacer lo mismo, aunque sea a nivel personal...! El pueblo se arrepintió, el rey se arrepintió, y curiosamente, también Dios se arrepintió del mal que había de hacerles.
El fracaso de esta generación de ninivitas es que no enseñaron a sus hijos el temor de Dios, porque años después el profeta Nahúm va a profetizar de nuevo contra esta nación que finalmente iban a esclavizar al reino del norte de Israel por más de 130 años.

El corolario de todo esta en el v.10, pues es Dios quien perdona y nadie más. Dios vio su conversión y reconsideró el castigo que había previsto, y no lo hizo. Como abunda la maldad del hombre (Cf., 1:2) así sobreabunda Su misericordia.

PARTE CUATRO:

En éste último apartado encontramos la oración rebelde de Jonás, cargada de emociones y actitudes negativas; la soberanía universal de Dios; y, la conclusión fina del relato:

La Oración Rebelde de Jonás.
En el libro de Jonás existen dos oraciones: una de gratitud (cp 2) y esta de reclamo y enojo. Esto ilustra la fragilidad emocional del corazón humano, y la ternura de Dios de escucharnos aun cuando estamos llenos de rebeldía, equivocación y enojo.
  1. La actitud del profeta es de enojo por causa de la conversión de los ninivitas. Su expectativa real era la condenación y eliminación de ese pueblo, no su salvación. V. 1.
  2. Jonás reconoce la misericordia, clemencia y compasión de Dios, pero al parecer aquellos atributos solo sirven cuando se trata de él y de su pueblo, pero no para los gentiles asirios. Justifica de nuevo su desobediencia y "huída" de la presencia de Dios. La verdadera razón por la que Jonás desobedeció al principio, según su confesión, era que no quería la salvación para sus enemigos. V. 2.
  3. Del enojo Jonás pasa a la depresión y actitudes suicidas. Varias veces en éste capítulo él menciona su deseo de morir, y en su oración él pide que Dios le quite la vida. Al menos reconoce que es Dios quien da y quita la vida Su estado de ansiedad, crisis y depresión aguda le lleva a declarar que es "es mejor la muerte que la vida" V. 3.
  4. Dios en su paciencia y misericordia intenta razonar con Jonás (v. 4) pero en lugar de una respuesta razonada, Jonás como niño malcriado se "aleja" de Dios de nuevo, pero esta vez no tan lejos: sino hasta las afueras de la ciudad para esperar el castigo de Dios sobre ella, a pesar de que ya sabía que Dios los había perdonado. Eso se llama tozudez (v. 5)


www.joselitoorellana.blogspot.com


Thursday, September 28, 2017

Moisés...!

Por, Dr. J. Joaquín Orellana, PhD.
Misionero de Palm Missionary Ministries, Inc., USA.
Todos los derechos reservados por el autor.

Moisés fue un verdadero caudillo del pueblo de Israel y un verdadero paradigma de siervo de Dios. Su vida está cifrada en tres momentos bien específicos y simétricos de su vida. Vivió 120 años: 40 años como príncipe en Egipto, disfrutando de todas las bondades del linaje imperial; otros 40 años como pastor de ovejas en el desierto, donde aprendió la cultura campesina y agro-ganadera, es decir, todo lo contrario de su anterior vida fashion; y, finalmente 40 años a partir de su llamamiento divino en Ex. 3:14, liderando al pueblo de Israel en su éxodo por el desierto hasta la tierra prometida de Canaán.
Un evento muy significativo, entre tantos, en la vida de Moisés está registrado en el libro de Números capítulo 12, donde se menciona la murmuración de sus hermanos mayores Miriam y Aarón por causa de la mujer cusita (etíope) que el había tomado y por un supuesto celo en cuanto a las revelaciones directas que Moisés recibía de Dios. Esto provocó la ira de Dios y la lepra de María.
En este relato se pueden evidenciar claramente tres cualidades de carácter de Moisés, las mismas que son mi desafío diario también, y las de todo aquel que se precie de ser un siervo de Dios. Ese episodio precisa que Moisés era: manso, fiel y compasivo, veamos:
  1. Manso. En el v. 3, leemos: Y aquel varón Moisés era muy manso, más que todos los hombres que había sobre la tierra. Moisés no nació manso, recordemos que fue un asesino y por causa de su prepotencia y corazón homicida tuvo que huir al desierto por 40 años. Eso significa que la mansedumbre se puede aprender. Pero qué es la mansedumbre? No es debilidad, auto conmiseración ni insensatez. Es la cualidad de carácter que me permite resistir a las provocaciones carnales, tentaciones, pleitos y caer en la actitud reactiva de pagar mal por mal, maldición por maldición. En otras palabras, es no caer en las provocaciones de la carne, el mundo y el demonio. Por ello la mansedumbre esta orientada a mis relaciones horizontales, esto es, con mis prójimos, pues Dios no me reta a pelear jamás, pero la gente sí.
  2. Fiel. En el v. 7 leemos que Dios dice en favor de Moisés:  No así a mi siervo Moisés, que es fiel en toda mi casa. Dios reconoce la fidelidad de Moisés, en detrimento de la supuesta fidelidad del propio Aarón que era el sumo sacerdote, y de su hermana Miriam. Esa cualidad está relacionada en cambio con la relación y comunión con Dios. Dios no exige perfección porque jamás lograremos serlo. No somos perfectos aunque si somos perfectibles. Dios no exige perfección pero si exige fidelidad. Jesús ha dicho en Apocalipsis, en el mensaje a la iglesia de  Esmirna, por ejemplo: sé fiel hasta la muerte y yo te daré la corona de la vida. La fidelidad tiene premio (una corona de vida eterna) para sus siervos y es la base sobre la cual Dios construye con sus siervos los portentos que el mundo necesita ver para experimentar su poder, gracias y misericordia. Dios no espera perfección de parte de mí, pero sí espera fidelidad a toda prueba y en todo tiempo.
  3. Compasivo. En el v. 13 leemos: Entonces Moisés clamó a Jehová, diciendo: Te ruego, oh Dios, que la sanes ahora. Después de la murmuración de María (o Marian, Miriam, Mariamné o Mariana, el hebreo permite cualquiera de estas traducciones) Dios la castigó con lepra. Esta era la enfermedad que graficaba la peor peste en el mundo semita, y más especialmente en el pueblo hebreo. Porque no solo significaba un problema físico sino sobre todo espiritual y ceremonial. Un leproso era un enfermo crónico, y debía vivir alejado de la comunidad. No se podía acercar ni a 200 metros de distancia. Debían vivir en cuevas como animales salvajes, cubiertos todo el cuerpo y gritando "inmundo, inmundo" todo el tiempo como un signo de advertencia para que todo aquel que los oyera, se alejara de ellos. María había traído maldición al pueblo y no solo a su familia. Su destino era vivir sola, como un animal salvaje hasta el día de su muerte en pleno desierto. Moisés entiende esa condición, y ante el pedido de su otro hermano clama a Dios por sanidad para su hermana. Eso se llama "compasión" No estoy hablando de simpatía, ni empatía, sino de compasión. Esta era una cualidad que Jesús evidenciaba muy a menudo al ver a las multitudes dispersas como ovejas sin pastor. La palabra en griego significa un removerse de las entrañas por el dolor que provoca la condición miserable del ser humano (Gr., esplachnon)
La mansedumbre te va a mantener alejado de los problemas con tus prójimos. La fidelidad te mantendrá alejado de los conflictos con Dios, que eso ya es decir bastante. Y la compasión, te mantendrá alejado de los conflictos con tu propio corazón, al entender que los demás también se equivocan; que vivimos en un mundo caído y que vivir amargado por los errores de los demás solo es tomarse un veneno pretendiendo que los que se mueran sean los malvados. No hay cosa más saludable que disfrutar de la buena comunión con el Dios de paz, y de la paz de Dios.
www.joselitoorellana.blogspot.com