About Me

My photo
Quito, Pichincha, Ecuador
I´m baptist missionary by faith with PMM Inc.,USA I'm married and with my wife Anita have four marvelous daughters. Our principal ministry is theological education. My passion is write, preach & teach about my Lord Jesus, around my country Ecuador, and Latin America. Dr. Joselito Orellana. DMin. PhD. Born in Ecuador, in Piñas City, province of El Oro Living in Quito, since 1985. Baptist Pastor's 18 years old. It missionary for Latin America Palm Missionary Ministries Inc, USA. It is involved in the ministries of higher theological teaching, pastoral training, church ministry, family counseling, literature, and educational administration. Doctor of Ministry (DMin.) and Doctor of Theology (PhD) awarded by Vision International University, USA. UU. A.

Wednesday, November 25, 2015

Para reflexionar un poco en torno al Día internacional de la No Violencia contra la Mujer y las NIñas



¿ES USTED UN PhD?
Por, Dr. Joselito Orellana. DMin. PhD.
Misionero de Palm Missionary Ministries Inc. USA
Pastor de la Iglesia Bautista Universitaria, Quito
Rector del Liceo Bautista Charles Spurgeon, Pifo
Septiembre, 2014

Hace algún tiempo en una de mis clases de teología con los pastores indígenas en el páramo de Cañar-Ecuador, uno de mis estudiantes me preguntó: ¿Qué significa PhD? Y antes de que yo pudiera contestar, otro compañero estudiante se me adelantó y con voz firme, entusiasmada y sincera le dijo: Significa, Pobre Hijo de Dios. El primer estudiante me preguntó nuevamente si era verdad, y luego de pensarlo inmediatamente, y gratamente sorprendido por tan inocente creatividad, le dije: Si, eso también significa.


PhD es uno de los conceptos más mencionados hoy en el mundo de la modernidad académica, tecnológica y científica. Sin embargo ésta real experiencia me hizo pensar en otras opciones semánticas de estas siglas que prácticamente se han convertido en un acrónimo de estatus científico en el mundo.


Al pensar en mí mismo como padre y creyente en Cristo, como mi estudiante indígena, me atrevo a proyectar otra significación particular a este acrónimo. Pensando en las exigencias axiológicas que me harían mejor padre de mis hijas y creyente en Jesucristo, y considerando mis debilidades personales, deduje que yo también necesito ser un verdadero PhD.


Más allá de ya ser un Pobre Hijo de Dios, que a la luz de la Sagrada Escritura podemos ser (Cf., Mt. 5:3), definí que el acrónimo PhD resume las tres grandes falencias de mi vida, y dialécticamente las tres virtudes que necesito constantemente aprehender: Paciencia; Humildad y Denuedo.


Yo necesito ser más paciente en los dos sentidos que el idioma griego sugiere en sus dos términos que maneja en la Biblia para “paciencia”, esto es; ser paciente respecto de personas difíciles de tratar, y también ser paciente respecto de situaciones complejas de tolerar.


Humildad es otra de mis asignaturas pendientes, entendiéndola correctamente según la Escritura como la virtud que nos permite vernos tal como Dios nos ve, esto es, como seres finitos desesperadamente necesitados de su maravillosa gracia y misericordia.



Y finalmente, denuedo o coraje. No obstante de mi carácter emprendedor y proactivo, reconozco que hay situaciones que me congelan y me obstaculizan lograr mayores y mejores metas para la gloria de mi Señor y la extensión de su Reino. Por tanto, el gran objetivo axiológico para mi vida como ser humano, creyente en Cristo y padre de cuatro maravillosas hijas a la vez es: aprehender constantemente a ser más paciente, humilde, y denodado.



La paciencia me permitirá ser más sabio y consecuente con las circunstancias intolerables de los seres humanos; la humildad me permitirá mantenerme en mejor comunión con un Dios maravilloso que lo único que sabe hacer conmigo es amarme diariamente; y el denuedo, me mantendrá en constante paz conmigo mismo, al saber que mis logros serán el resultado de mis mejores intenciones y agencias.



¿Qué de usted? ¿Es usted un PhD? En la lógica sencilla, diáfana y creativa de mis estudiantes campesinos, si es posible serlo. En principio, usted necesita ser un Pobre Hijo de Dios.



Para ser el mejor padre del mundo usted primero debe ser el mejor hijo de Dios. Según Jn. 1:12 es tan sencillo como recibir el regalo más impresionante de la vida: Sólo recibir a Jesucristo como su Señor y Salvador personal. Y Dios le dará el derecho de ser su hijo, y usted tendrá el privilegio y derecho de llamarlo tiernamente: Padre.

En una sociedad convulsionada y camino a la destrucción por la descomposición del matrimonio y la familia, la única manera de ser un excelente padre terrenal, es comenzar siendo un verdadero y pobre Hijo de Dios. Usted puede ser un verdadero PhD ahora mismo. Amén.

 Estel artículo forma parte de la 2ª edición del FUNICONCURSO “Publicación Solidaria” por lo que  que se facilite el siguiente enlace a la web del concurso (www.estudiarenfuniber.com)

Saturday, November 14, 2015

Praying for Paris


Les comparto un pdf promocional de mi nuevo libro en el siguiente enlace

http://iglesiabautistauniversitaria.org/index.php/2015-10-30-21-35-22/2015-11-10-21-28-05/matrimonios-saludables



CONTRAPORTADA LIBRO MFS
Existen tres tipos de llamamiento divino en la Biblia: el llamamiento a la conversión (arrepentimiento y aceptación por fe de Jesús como Señor y Salvador personal); llamamiento al ministerio (vocación religiosa de servicio como siervos-as- de Dios a tiempo completo); y llamamiento al matrimonio. No todo ser humano fue diseñado por Dios para el matrimonio, aunque todos seamos parte de una familia de origen. Este libro trata de esa relación maravillosa e íntima entre un hombre y un mujer que llamamos matrimonio, y por extensión, de la familia. El matrimonio y por ende la familia son una especie en extinción en este mundo moderno, por ello es imperioso rescatar el modelo bíblico para esa institución axiológicamente más importante que la iglesia aún. La familia siempre ha estado en el corazón de Dios porque es parte de su diseño original para la humanidad.
La obra recoge en primer lugar la experiencia existencial de un matrimonio cristiano de más de 20 años, con tres hijas biológicas y una adoptada. Además, es la síntesis conceptual de más de 15 años de ministerio misionero tanto en Ecuador como en Perú y Bolivia, por lo tanto, es un libro nacido en la práctica pastoral: conferencias, consejerías, congresos, simposios, cursos, etc. Es de muchas maneras la respuesta a los temas existenciales surgidos de las propias inquietudes de la gente a quienes el Señor nos ha permitido ministrar. Por ello tiene el aroma del contexto cultural latinoamericano, como también, tiene la impronta de la problemática matrimonial y familiar muy particular de América Latina. El libro está estructurado en 5 partes: matrimonio; familia; descendencia; paternidad; espiritualidad; y, con 66 capítulos en total.
El libro puede ser usado como:
  • Manual para la Escuela para Padres en Escuelas y Colegios
  • Libro de texto de Familia Cristiana en Universidades, Seminarios e Institutos
  • Texto principal en el Ministerio de Parejas o de Familia en la iglesias cristianas
  • Texto de estudio en las Escuelas dominicales en iglesias con énfasis misional en la familia
  • Manual práctico para pastores, misioneros y terapeutas cristianos en su ministerio de Consejería pre-matrimonial, matrimonial y familiar
  • Guía de estudio en congresos y simposios ministeriales cristianos, y
  • Manual de práctica familiar en los hogares que se atreven a ser más y a potenciar el desarrollo personal, también como sus relaciones en el modelo bíblico.
 


Porque tratar el tema de la Violencia Intrafamiliar en la iglesia.


Wednesday, November 11, 2015

Un pequeño adelanto sobre mi nuevo libro

La obra recoge en primer lugar la experiencia existencial de un matrimonio cristiano de más de 20 años, con tres hijas biológicas y una adoptada. Además, es la síntesis conceptual de más de 15 años de ministerio misionero tanto en Ecuador como en Perú y Bolivia, por lo tanto, es un libro nacido en la práctica pastoral: conferencias, consejerías, congresos, simposios, cursos, etc. Es de muchas maneras la respuest
a a los temas existenciales surgidos de las propias inquietudes de la gente a quienes el Señor nos ha permitido ministrar. Por ello tiene el aroma del contexto cultural latinoamericano, como también, tiene la impronta de la problemática matrimonial y familiar muy particular de América Latina. El libro esta estructurado en 5 partes con 66 capítulos en total.
 
Muchos libros se han escrito sobre el tema de la familia. Muchos de ellos buscan proveer de fresca información, y eso es bueno. Pero son mejores aquellos libros que no solamente buscan informarnos sino que además, nos proveen de la formación en valores (sean estos éticos, morales o espirituales), y principios. No obstante, sabemos por la axiología bíblica, que los valores son relativos, pues son conceptos que dependen básicamente de un entendimiento, definición y apreciación cultural; mientras que los principios son absolutos porque provienen de la Sagrada Escritura que permanece para siempre (Cf., Mr. 13:31; 1 Pd. 1:25; Ap. 22:19); y trascienden las fronteras de cultura, religión, e incluso, definiciones jurídicas.
No obstante, el valor agregado más importante es el de aquellos libros que no solo buscan como objetivo la buena información cognitiva; y/o la pertinente formación axiológica; sino que por sobre todo, tienen como objetivo fundamental, provocar la transformación de la mente y el espíritu de los lectores, por medio de la obra sobrenatural del Espíritu Santo de Dios (Cf., Jn., cp 14; cp 16). Este es el objetivo que en última instancia, este libro pretende alcanzar.
No es posible disfrutar de salud sin transformación. En español tenemos dos conceptos diferentes para sanación y salvación. Pero en el idioma griego, que es el idioma original del NT, tenemos un solo verbo para los dos sentidos: sanar y salvar. Ese verbo es sózo, que se puede –y debe- traducir como sanar o salvar. Por ello es que algunas versiones bíblicas, indistintamente traducen frases como: tu fe te ha salvado, mientras que otras dicen: tu fe te ha sanado. El lector pregunta: ¿cuál es la traducción correcta? Pues las dos, gramaticalmente hablando. Pero, sabemos que en español, el entendimiento es dual, porque no es lo mismo sanar que salvar.
Creo que toda persona sensata quiere tener un matrimonio y familia saludables, es decir, quieren sanar sus relaciones y disfrutar la sanidad de Dios. Pero, esa sanidad de la mente y de sus relaciones, en una palabra, del matrimonio y la familia, no será posible sin antes venir a Jesús para buscar la salvación de nuestras vidas. Jesús quiere ser primero Señor y salvador de nuestras vidas, para luego ser nuestro sanador (Cf., Rom. 10:9-10).